Skärgard (Archipiélago)

30.000 islas e islotes. Desplegar un mapa del archipiélago de Estocolmo hace pensar que harían falta un par de vidas para recorrer este laberinto donde se alternan pueblos y áreas residenciales, con áreas naturales, espacios habitados por un par de familias y sus ovejas y villas de principios de siglo con su propio embarcadero. En sus aguas se cruzan viejos barcos de vapor recuperados, yates clásicos de madera, barcos-taxi, del correo, ferries, barcas de pesca,  enormes trastlánticos fiesteros donde el alcohol es tax-free, pequeños botes a motor… Pero como visitante de paso resulta complicado desentrañar los horarios y el ritmo de este tráfico. Desde Estocolmo una manera sencilla, una vez localizado el puerto de salida, son los viajes de los Strömma Kanalbolaget con algunas naves que ya navegaban antes de la primera guerra mundial y que además de acercarte a las principales islas, organizan desde veladas de jazz a cenas para los amantes de las gambas.

Son barcos con moqueta, madera y cromados, que producen un vaiven suavecito que relaja y adormece, eliminando toda prisa en el momento en el que suena la sinera de partida. Hay más cada uno con su compañía y su punto de embarque en la capital, porque cuando llega el verano y luce el sol se lanzan al archipiélago a pasear, a tomarse unas cervezas, o simplemente a comer en un restaurante al aire libre y regresar.

Pero para llegar a las diferentes islas es necesario descifrar los horarios de los Waxholmsbolaget en sus servicios regulares -pero variables según la estación y el día de la semana-. Son los auténticos barco-buses que llevan a los niños al cole, recogen la leche, llevan el periódico a los abonados incluso en pleno invierno. Complicado a pesar de la amabilidad y la simpatía con la que todo el mundo te da la información… que sabe.

Habrá que seguir estudiándolos, porque el que se despista y en las más pequeñas no indica en una señal-semáforo que está esperando al barco, le toca dormir en el kiosko de madera que suele hacer las veces de parada. De momento, y a pesar de la lluvia, ya nos hemos dado una vuelta de reconocimiento. Y no, no era en el mongráfico de gambas.

One thought on “Skärgard (Archipiélago)

  1. Según lo contáis, ni a La Familia Real le da tiempo material de visitar toda Suecia.

    Me ha gustado la organización. Eso de llevar los niños al cole, o la leche y el periódico a casa ya llueva, nieve, o hiele…

    ¿Qué Berta? ¿Tenías ganas de hacerte una foto en plan “famoso llegando al festival de Venencia”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *